domingo, 12 de octubre de 2008

11 DE OCTUBRE DIA DE LA MUJER BOLIVIANA

 

 
RED - ADA/ 11 de octubre 2008
 
Fue la presidenta Lidia Guiler Tejada, durante su corto mandato en 1980, quien dictó el Decreto Supremo -que sin embargo no ha sido aún elevado a rango de Ley- instituyendo el 11 de octubre como Día de la Mujer Boliviana en honor al nacimiento de la escritora, maestra, poetisa y luchadora social Adela Zamudio Ribero, precursora de la educación laica y de la reivindicación pedagógica, social y cultural de las mujeres bolivianas.

 

A pesar del corto mandato de Gueiler Tejada, se logró imponer el festejo, pero además de ser un día de asueto para las mujeres bolivianas también se constituyó en una tradición nacional.

 

Asimismo, los logros que tuvieron las mujeres desde hace muchos años, las cuales algunas fueron reconocidas como por ejemplo, el homenaje que rindió el ex presidente Rene Barrientos a la mujer boliviana en 1969 entregando la medalla de Oro a Nora Siles, médica Boliviana que creó el hospital para leprosos  en la localidad de Los Negros. Empero a la vez  que se instituyó un día de la mujer, también fue olvidada a lo largo del tiempo.

 

La mujer, quien representa muchos papeles en la actividad social, no es solo mujer, sino también es madre, esposa, amiga, hermana, emprendedora, productora, y demás, son tantos los oficios que la mujer realiza que no llega a ser  reconocido por la sociedad.
 
¿Cómo estamos las mujeres en Bolivia?

 

Ø      Somos más de 50% de población boliviana  y nuestra participación política es desigual,
      no llegamos ni a los 30% que demandamos en la ley  de cuotas.

 

Ø      De cada 10 mujeres aún 9 sufren algún Tipo de violencia, psicológica, sexual o física.

 

Ø      El Censo 2002 evidenció que el 38% de la población ocupada era femenina y el 62 % masculina

 

Ø      Por cada hombre analfabeto, las mujeres analfabetas son tres.

 

Ø      Las niñas en el área rural la mayoría no culminan la etapa escolar y menos tienen acceso a una educación superior

 

Ø      La mortalidad materna y el cáncer Cervico uterino son las principales causas de muertes de mujeres en nuestro país.

 

Las mujeres encaran a la sociedad con esperanzas de ser mejores a futuro y desarrollarsre integra, intelectual y  profesionalmente. El único enemigo de ellas es la discriminación por ser mujeres cosa que se está sobrellevando con el apoyo de diferentes organizaciones, instituciones, entidades que colaboran a la erradicación de la desigualdad entre hombres y mujeres.

 

DESDE LA RED ADA HACEMOS LLEGAR NUESTRO MÁS CALUROSO SALUDO A TODAS LAS MUJERES DE BOLIVIA
 
 
EN EL DÍA DE LAS MUJERES BOLIVIANAS, UN HOMENAJE A NORA MONTERO 

 

Este 11 de octubre, las mujeres bolivianas pueden encontrar varias razones para conmemorar, pero ninguna razón podrá ser tan válida y sentida como la lucha por la vida misma. Así como tantas miles de mujeres que optaron por ese camino desde la cocina, la casa, el estudio, el trabajo, la carretera o la calle, Nora Montero expresa hoy esa lucha cotidiana por la cual puso su vida en riesgo convencida por un ideal de cambio y esperanza en nuestro país.

 

En una de esas batallas, perdió a su esposo también luchador y compañero suyo, el 11 de septiembre pasado cuando los sicarios de la derecha pandina decidieron cegar la existencia de campesinos, indígenas y normalistas en las cercanías de la capital, Cobija, para impedir la realización de un ampliado de las organizaciones sociales. Nora se quedó a cargo de sus diez hijos y su voz aún tiembla cuando recuerda los recientes hechos luctuosos del Porvenir, pero recupera la fuerza cuando convoca a la unidad para exigir justicia.

 

Todavía es largo el tramo para que Nora y sus hijos vean el nuevo país por el cual arriesgaron todo. Todavía siguen las amenazas y las persecuciones. Todavía es lenta la capacidad de los administradores de justicia para esclarecer lo sucedido y juzgar a los responsables. Es la misma vía crucis que aún siguen los heridos y familiares de fallecidos de la Masacre del Gas. Pero así también es larga la esperanza y confianza en un mañana mejor, un mañana que sólo será posible haciéndolo con las propias manos.